Análisis de datos, una habilidad para el futuro

Una habilidad natural

En el mundo, se generan millones de datos por minuto y seguirán apareciendo y creciendo de forma imparable. “Se estima que en los próximos cinco años se harán 10.000 transacciones bancarias mediante tarjeta por segundo; más de un billón de peticiones en el buscador de Google; se subirán 60 horas de vídeos al minuto en YouTube; se sobrepasarán los 250 millones de tuits y se rebasarán los 8000 millones de actualizaciones en Facebook”. Juan Martín, cerembs.co.

En la actualidad, la habilidad para la Inteligencia de Negocios y analítica de los datos se ha vuelto fundamental y es una tendencia que crece todos los días. No solo las empresas de tecnología cuentan con profesionales dedicados y expertos en esta labor, otros sectores se están sumando debido a la importancia y relevancia de tomar decisiones fundamentadas y que correspondan a la realidad y a las necesidades del entorno.

La consultora tecnológica Gartner acaba de publicar un diagnóstico sobre el mercado mundial de software de inteligencia de negocio (BI) y analítica e indica que en 2017 este mercado alcanzará los 18.300 millones de dólares, lo que supondría un aumento del 7,3% con respecto a 2016. Esto indica que en 2020 llegará a los 22.800 millones de dólares.

Expertos indican que un plazo de 10 años, la demanda de profesionales que tengan dominio en la analítica de los datos va a ser creciente y para todo aquel que quiera ocupar un alto puesto directivo, será fundamental esta habilidad. Esta será una de las profesiones más demandadas en los próximos años por sus implicaciones e importancia.

Hacia el futuro será fundamental contar con la habilidad de saber analizar datos, porque dicho proceso garantizará a las empresas realizar una mejor gestión y la seguridad que sus decisiones se basan en información confiable y en su propia realidad, no en especulaciones ni basadas netamente en experiencias personales o juicios de valor. Estas estarán soportadas por una fuente confiable y medible.

Será todo un reto preparar a nuestros profesionales para realizar esta tarea, para que se convierta en un proceso natural y pasen de un papel productor a un papel activo dentro de las organizaciones. El futuro lo exige y debemos ajustarnos a sus exigencias.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *